Historia

En 1991 comienza a forjarse la idea de crear un proyecto que diera vida a un nuevo colegio en la comuna de Quilicura, encabezado por el sacerdote R.P. Gerardo Parent, quien estaba a cargo de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Quilicura, ubicada en M. Antonio Matta 500, quien invitó a los entonces profesores de Pedagogía, Srta. Beatriz Donoso Srta. Uberlinda Sierra, Srta. Luisa Jara, Sr. Norberto Araneda, Sr. Luis Bezzolo y Sr. Ricardo Guzmán, quienes componen actualmente la Sociedad Educacional sostenedora de nuestro establecimiento.

No fue hasta 1993 cuando se vio concretado el sueño, iniciando su funcionamiento el 8 de marzo de ese año, con muchas carencias de infraestructura, pero con muchas iniciativas, sueños y ganas de hacer realidad todo lo que se habían propuesto cuando aceptaron ser parte de este proyecto. Ese mismo año, más exactamente 16 de junio, mediante Decreto

Cooperador Nº 1756 el establecimiento obtiene el reconocimiento oficial del Ministerio de Educación.

La idea inicial era crear un proyecto que dejara huellas en cada uno de los actores del colegio, donde se formara una comunidad educativa participativa, en la cual niños y niñas sintieran que estaban en su segundo hogar, con profesores comprometidos, cercanos, con verdadera vocación, y no solo de servicio, sino además de amor; con padres y apoderados realmente comprometidos. Un colegio con vocación cristiana,donde los valores fueran un pilar fundamental, con un profundo y apegado amor a Dios y a la naturaleza.

En el año 2006, y por motivos ajenos a la voluntad de sus fundadores, el colegio se traslada a su ubicación actual, siendo un proceso difícil y no menos doloroso para toda la comunidad.

En la actualidad el colegio recibe a alumnos de diferentes sectores de la comuna de Quilicura para todos los niveles de enseñanza, desde Pre-Kínder hasta 4º año de Enseñanza Media, totalizando 31 cursos.

El Santo que da origen al nombre de este colegio, es un sacerdote Jesuita, que nació en Francia  el  10  de  enero  de  1607, y fallece en la localidad de Auriesville, Nueva York el 18 de octubre de 1646.

San Isaac Jogues entró a los 17 años a la Compañía de Jesús. Fue ordenado presbítero unos años más tarde.

Desde 1636 predicó el evangelio en condiciones extremadamente difíciles en la misión de los hurones en Canadá, con grandes logros. En 1642 fue apresado y torturado por iroqueses, en su cautiverio continuó convirtiendo iroqueses al cristianismo.

Regresó a Francia, donde se entrevistó con el Papa y el Rey de Francia.

En 1644 volvió a Canadá, actuando como mediador de paz entre los franceses y los Mohawk.

En 1646 viajó rumbo a los territorios de los mohawks para activar el tratado de paz pactado con el donado Juan de Lalande y un jefe hurón. Pero una epidemia de gripe causada por su anterior presencia había perturbado a los Mohawks. Los Mohawk lo asesinaron dos años más tarde.

Fue beatificado el 21 de julio de 1925. Fue canonizado el 29 de junio de 1930.